Escenas míticas de la historia del cine. Parte II.

Imagen

La inolvidable secuencia en la que Harold Lloyd aparece colgado del enorme reloj del edificio Bolton en Los Ángeles, es y será siempre uno de los símbolos de la historia del cine.

El hombre mosca (1923) es una joya del cine mudo (pero en absoluto anticuada) que merece la pena destacar y poner en valor como una de esas historias que, en su esencia, no pueden pasar de moda. Es cierto que es un retrato de los felices años 20 y que el personaje de Lloyd emigra a la ciudad persiguiendo el sueño americano, pero tanto el guion como las actuaciones hacen que sea una comedia impecable y por ello atemporal. No adolece de chistes ingenuos para un público pueril, mas bien al contrario, es imposible verla entera sin reír en algún momento (o en varios) incluso ahora que ya lo hemos visto todo y que todo está inventado.

Por eso es una película de culto para varias generaciones. Y por eso Harold Lloyd es uno de los actores más queridos de todos los tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s