Archivos Mensuales: agosto 2013

Por deliciosos azares de la vida, acabo de descubrir este artículo sobre George Orwell y la explicación del propio autor sobre uno de mis libros de cabecera: 1984

Imagen¿Era este escritor inglés un visionario? Han corrido ríos de tinta sobre él. Y tal vez lo fuera. Supo ver cómo sería el mundo controlado por un líder carismático, habló del totalitarismo moderno y del enorme poder que ejercen los medios de comunicación sobre las masas (Me pregunto qué diría de Internet ahora). Desde luego, su Ciencia Ficción no parece tan ficticia ahora.

Comparto el enlace del texto que publicó Principia Marsupia hace un par de semanas. Disfrutad:

http://www.principiamarsupia.com/2013/08/13/la-carta-en-la-que-orwell-explica-1984/

Anuncios

Cuando los ciudadanos sufren el maltrato constante por parte de sus gobernantes y no entienden la importancia de su papel en el engranaje del sistema democrático, aparecen grietas hondas e insalvables. Si la sociedad, soberana, no es consciente de que el auténtico poder está en sus manos, si no entiende de política ni quiere hacerlo, si los medios solo aumentan la confusión y la desafección por lo público entre los ciudadanos, entonces sí, el pueblo tiene al gobernante que merece.

Porque ha votado sin un verdadero conocimiento de las posibilidades y los programas políticos, sin una reflexión profunda, sin el sentimiento de responsabilidad que debería pesar sobre todo aquel que introduce un voto en una urna. Y lo que es peor, la clase política aprovecha este analfabetismo funcional para actuar de la forma menos ética posible. Para sentarse en el Congreso hay que amar la política, tener espíritu de entrega y trabajo, asumiendo que miles de ciudadanos han depositado su confianza en ti. Hacen falta filántropos y eruditos en los escaños y es precisamente de lo que más carecemos.

Hoy es más necesario que nunca que los Medios de Comunicación lleven a cabo la responsabilidad social más importante y la que da sentido a la profesión de cualquier periodista o comunicador: Elaborar la información para ponerla al servicio del pueblo, llevar a cabo una verdadera educación política del ciudadano haciendo que se implique en “lo público” del o que inevitablemente forma parte. Es más, los periodistas de hoy deberían erigirse como baluartes del cambio hacia una democracia realmente participativa. Esa que existe pero que no vemos, la que se puede aplicar pero no sabemos cómo.

Quiero incidir además en una idea: Hablar de democracia participativa de forma supraideológica, porque ser demócrata está por encima de ideologías y partidos políticos. Hablamos aquí de la estructura, una vez entendida esa estructura viene todo lo demás.

Y ahora son los periodistas, los que de forma supraideológica, deben estar ahí para enseñar el por qué y el cómo…

Experimento de democracia digital participativa